BLOG

El vino es una de las bebidas más difíciles de beber, sin embargo, también es de las que más se disfrutan. Por desgracia, esto último suele ser muy difícil pues el ambiente no pone mucho de su parte. Vino blanco, vino tinto o vino rosado... Sea cual sea tu preferido, cada uno tiene una temperatura óptima de consumo. Beberlo a la temperatura exacta es una experiencia que todos a los que nos gusta el vino nos merecemos y con las copas térmicas se va a ser posible.
El secreto para disfrutar de un buen vino, sea del tipo que sea, es usar una copa de vino térmica donde servirlo y beberlo. ¡Descubre por qué!

La copa de vino térmica de doble pared

Las copas térmicas, o cualquiera de los vasos térmicos de doble pared, son ideales para servir y beber el vino.
Esta bebida varía mucho su sabor y sus propiedades y, al existir tantos tipos de vino, cada uno ofrece lo mejor de sí a una temperatura diferente. No es lo mismo beber un cava que un tinto gran reserva.
Por este motivo, y considerando la temperatura del vino como el elemento estrella a la hora de disfrutarlo, la copa térmica será, sin lugar a dudas, el recipiente perfecto.
La copa de vino térmica de doble pared, o cualquier vaso térmico de doble pared, es un recipiente capaz de mantener la temperatura de la bebida constante más tiempo.
Esto abre un mundo nuevo a los amantes del vino como nosotros quienes, sin lugar a dudas, queremos disfrutar cada botella como corresponde.

La temperatura del buen vino

Como anticipábamos. Cada vino debe beberse a una temperatura diferente para degustarlo al cien por cien.  Si tomamos el vino más caliente de lo que corresponde vamos a notar demasiado los alcoholes y el sabor dulce. Por el contrario, un vino demasiado frío carecerá de aromas y se sentirá mucho más ácido.Te queremos mostrar la temperatura ideal para cada tipo de vino para que sepas a la perfección cómo tomar el que más te apetezca en cada momento.

Vino blanco en una copa térmica

​De los vinos blancos:

  • Los dulces se aconsejan tomar también fresquitos, a 8ºC.
  • Un joven seco se servirá a 10ºC.
  • Cualquier vino generoso, como el Jerez o el Manzanilla, se disfruta a 11ºC.
  • El fermentado en barrica, por su parte, se toma a unos ya menos frescos 12ºC.

​Ahora con las copas térmicas apreciarás el vino durante toda la comida.

​ Vino tinto en una copa térmica

​Atención porque los vinos tintos marcan una gran diferencia de temperatura.

  • El vino tinto joven se bebe a unos increíbles 9ºC. ¿Lo sabías?
  • El tinto crianza sube hasta loa 15ºC.
  • Por último, los reserva y gran reserva deben beberse a 17ºC.

La copa de vino térmica va a permitir disfrutar tu vino tinto preferido en cualquier época del año.

Vino rosado y espumoso en una copa térmica

El vino rosado también se toma fresco, a 10ºC. Si son gaseosos, tipo Lambrusco, podemos tomarlos a 9ºC.

Los vinos espumosos, ya sean champanes, vino de aguja, cava... son los que se toman más fríos, a 7ºC.​​

Conseguir la temperatura ideal para disfrutar el vino en un vaso térmico

Ya sabes a qué temperatura tomar tu mejor vino. Sin embargo... lo difícil es conseguirla.
Para ello, lo más común es meter las botellas en la nevera e ir mirando. Este método es el preferido porqué permite que el vino vaya obteniendo la temperatura gradualmente.
Existe otra manera mucho más rápida para poner a enfriar tu vino. Y es sumergiendo la botella, cerrada obviamente, en un recipiente que contenga agua y hielo a partes iguales.
El tiempo de enfriado se reduce muchísimo. Por ejemplo, para conseguir los 17º de un tinto gran reserva necesitamos 48 minutos de nevera. Sin embargo, en una cubitera, en 5 minutos está listo. ¡Ideal para visitas inesperadas!
Además, y lo que es más importante, esta manera de enfriar tu vino antes de disfrutarlo en una copa térmica es la que menos daña el vino.

​Entonces... ¿cómo disfrutar el vino en una copa térmica?

La manera de disfrutar el vino en una copa térmica es muy sencilla.
Elige el vino de tu elección y asegúrate de conocer la temperatura a la que lo deseas beber.

Cuando esté a su temperatura óptima de consumo sólo queda servirlo en una copa térmica de vino de doble pared. Ésta mantendrá la temperatura de la bebida y te permitirá disfrutar al cien por cien de sus propiedades.

View Our Collection