BLOG

Vaso de cerveza termico de doble pared iBar 

¿Te han recomendado tus amigos un vaso térmico para disfrutar tu cerveza preferida, té o café, y no tienes ni idea de lo que te hablan? No te preocupes, a todos nos ha pasado, pues estamos hablando de un concepto novedoso y poco conocido hasta ahora.

Los vasos térmicos de doble pared acaban de llegar y han venido para quedarse.

El vaso térmico

Lo primero que sorprende de un vaso térmico cuando llevas un rato utilizándolo es que tu cerebro está acostumbrado a que la bebida se caliente a una determinada velocidad y cuando utilizas el vaso doble, la velocidad es diferente, más lenta. Cuando llevas 10 o 15 minutos bebiendo y tu cerveza sigue fría, piensas por qué no he tenido uno de estos vasos hasta ahora?

Otra diferencia es es el contraste entre la temperatura del vaso y la del interior. Cuando agarras el vaso tu mano lo nota templado y al beber notas como tu bebida bien fría.

Por supuesto, el mismo principio aplica para bebidas calientes manteniéndose también a su temperatura optima durante más tiempo.

Si nos vamos a su definición más básica, podemos decir que un vaso térmico es un recipiente que sirve para mantener la temperatura de los líquidos que contiene.

Sin embargo, esta definición se nos queda corta para hacer entender a nuestros lectores todo lo que un vaso térmico actual puede suponer para ellos.

Y es que no estamos hablando del típico "termo" que todos hemos llenado de agua o café alguna vez. Los vasos térmicos modernos actuales están revolucionando el mercado gracias a sus increíbles características y prestaciones, y la variedad de modelos.

Tipos de vasos térmicos

De hecho, a día de hoy, podemos encontrar vasos térmicos de varios tipos: aquellos que se asemejan más a un termo, copas térmicas, jarras térmicas, vasos de café, vasos largos... La variedad es increíble pero, finalmente, todos ofrecen lo mismo: mantener la temperatura y las propiedades de tu bebida durante más tiempo para que puedas disfrutarla al cien por cien.
Vasos térmicos abiertos 
Estos tienen formas muy variadas, que van desde la forma invertida de botella, llamativa pero poco práctica la verdad, a las copas de cerveza pasando por los largos vasos de cerveza térmicos o el típico vaso de tamaño convencional.
Otros diseños son el típico vaso para café con leche, la taza de té hasta copas térmicas de vino.

Todo vaso que imagines se puede fabricar en doble capa aportándole las ventajas del aislamiento.

Vaso tipo termo
Lo característico de este vaso es que es cerrado. Esto significa que se puede llevar de un sitio a otro para disfrutar nuestra bebida en cualquier lugar, sin derrames, sin problemas...No son los vasos aptos para cerveza o vino si te gusta ver lo que estás bebiendo ya que suelen ser opacos.

¿Cómo funciona un vaso térmico?

Un concepto básico, la transferencia de calor se produce siempre de la parte más caliente a la más fría, es decir una bebida fría ganará calor y una bebida caliente se enfriará, ¿hasta aquí sencillo no? ​

El calor se transfiere a través de las paredes del vaso desde el exterior al interior. La buena noticia es que este proceso podemos mitigarlo.

Comparación vaso termico vs vaso simple

Para un vaso simple, la temperatura que se alcanza en el interior del vaso dependerá del espesor del cristal y de la superficie expuesta. No va a variar entre unos y otros ya que los vasos simples no están diseñados para mantener la temperatura.

Comparación vaso termico vs vaso simple

Cuando tenemos un vaso doble esta transferencia se ve muy atenuada al tener dos superficies con una capa aislante en medio. ​El funcionamiento es similar al de una ventana de doble cristal.

Además, el calor tampoco se transferirá desde nuestra mano ya que la parte interior queda totalmente aislada.

¿Y te preguntaras, como actúa esta doble pared? ¿Realmente funciona? ¿Qué beneficios obtiene?

Pues sí, funciona, un vaso doble mantiene tu bebida fría 2 veces más tiempo a su temperatura óptima que un vaso simple. Sí, el doble! La bebida se seguirá calentando pero mucho más despacio que con un vaso simple.
Cuanto más alta sea la temperatura exterior más notarás la diferencia entre el vaso doble y el simple.

Características de un vaso térmico 

Sabiendo ya todo esto pasamos a definir cuáles son las características de los diferentes vasos, también llamados de doble capa.

Doble pared 
La doble pared atenúa que los materiales transmitan su frío o calor.

Sellado
Éste es un punto a tener muy en cuenta ya que los vasos de baja calidad no tienen la abertura entre las dos paredes sellada, por lo que al lavarlos el agua y el detergente permanecerán dentro afeando el aspecto del vaso.
Cuando vayas a comprar tu vaso de doble capa asegúrate que está sellado si no quieres tener un vaso sucio para siempre.

Cierre hermético 
Normalmente, esa tapa de la que hablamos que impide que el aire se mezcle con el líquido, es hermética. Esto significa que se cierra a cal y canto para que la protección sea máxima. Además, así se evita el goteo, lo cual hace que podamos llevar nuestro vaso térmico donde queramos y tomar nuestra bebida varias horas después.

Material y color
Dependiendo del tipo de vaso, los encontramos en vidrio de borosilicato, plástico, acero inoxidable, termoplástico...

Las jarras térmicas cerradas solemos encontrarlas en colores opacos y espejados para, como hemos dicho antes, mantener el frío o el calor durante el máximo tiempo posible.

Lo que sí aconsejamos es que busquemos siempre materiales y modelos que puedan meterse al lavavajillas o utilizarse en microondas si los queremos calentar.

Capacidad
​En el caso de los vasos con tapa, estos suelen ser bastante grandes, pues se entiende que nos vamos a llevar nuestra bebida para pasar la jornada fuera.

Los vasos térmicos abiertos, por su parte, tienen diferentes tamaños, pues, como ya hemos dicho en un par de ocasiones, se fabrican imitando la forma de los recipientes convencionales: jarras, jarritas, tazas, vasos de cerveza, copas...
Si tu propósito es usarlo para beber la cerveza fresquita te interesa un vaso a partir de 330ml para que te quepa el contenido de una lata o botella.

¿Qué modelos de vasos térmicos encontramos?

En la actualidad los vasos térmicos se están poniendo muy de moda gracias a su gran utilidad. Por ello, no es de extrañar que se estén creando más y más modelos de vasos térmicos diferentes.

Vaso de cerveza térmico

Este es el nuestro, jejeje. Un vaso térmico de cerveza. Alto y ancho. El de toda la vida. Podemos mantener la cerveza bien fría durante casi media parte de un partido de fútbol.
 
¿Quién desea beber cerveza caliente, que poco a poco ha ido perdiendo propiedades? Con los vasos térmicos de cerveza te olvidas de esto. Además, su tecnología de doble pared impide que el vaso exude y se moje todo por lo que no necesitas ni posavasos.

Es el mejor vaso de cerveza que existe.

 

Jarras térmicas

Esta tiene las mismas características que el anterior (cerveza fresca y con todas sus propiedades durante muchos minutos). Sin embargo, su forma y su capacidad son diferentes, las jarras termo están pensadas para cantidades más grandes de cerveza, sangría o zumos y para poder servir a varios amigos durante un evento. 

  

​Copa de vino térmica

El vino es una bebida que tiene un punto óptimo de consumo muy estrecho. Es decir, si está muy frio no notarás los matices y si empieza a estar caliente no te lo podrás beber. Es por eso que los vasos y copas térmicos al mantener la temperatura durante más minutos son también óptimos para los vinos blancos y rosados principalmente.
Para un vino tinto también funcionará y podrás disfrutar de sus aromas todo el tiempo. 

Utilizando una copa térmica de vino, de diseño elegante y fino, te asegurarás de tomar el vino justo a su temperatura óptima que corresponde, sin prisas, pudiendo disfrutarlo sin que se caliente ni quede imbebible.

  

Vaso de té térmico 

Los vasos de té térmicos son la última novedad, pues, aprovechando lo bien que mantienen el calor, te permiten hacerte tu infusión dentro de ellos. A quien no le ha pasado querer tomarse un té bien caliente y tener que esperar un buen rato hasta poder empezar a beberlo y que luego se enfríe en un rato. Con los vasos para té térmicos podrás tener una temperatura más baja para poder empezar a beberlo antes y que además dure más tiempo caliente gracias a su aislamiento.

 
Así, el vaso de té térmico puede incluir también una infusadora, donde poner la hierba que más te guste para que, con el agua bien caliente, se desprenda su esencia y disfrutemos de un té hecho completamente a nuestro gusto. ¡Una gozada!

Y si lo tuyo es el té helado, añade unos hielos a la taza térmica y disfrútalo bien fresco.

Vaso de zumo térmico 

Vaso termico doble pared zumo de naranja

Pasando de nuevo a las bebidas frías, y dejando de lado las deliciosas bebidas espirituosas, podemos tomar jugos naturales -o no- en un vaso térmico de zumo. Los hay chatos, alargados, delgados, gruesos...

 

Termos o Tazas Termos

Termo vaso aislante acero inoxidable

Son, como comentábamos, los más similares al termo de toda la vida. Se trata de un recipiente cilíndrico, grandecito y opaco, con tapa, que también puede tener un asa y que va a retener la temperatura de tus bebidas durante muchísimo tiempo, pudiendo trasportarlas. Los modelos más avanzados ofrecen hasta 15 horas manteniendo temperaturas frías, y 7 para las calientes.

Puede usarse como termo para café o para bebidas frías. 

 

 

 

Para terminar... ¡Una curiosidad sobre los vasos térmicos!

El vaso térmico se ideó hace más de un siglo, concretamente en 1881. Lo curioso de ello es que fue un físico quien los hizo, James Dewar, buscando la manera de almacenar helio, oxígeno y nitrógeno respetando su bajo punto de ebullición.

Y pensar que gracias a esto ahora podemos disfrutar de una bebida deliciosa a una temperatura perfecta y con todas sus propiedades.